Requiere la izquierda una política propia de seguridad pública