El documental, minimizado y despreciado como género en México