Latinoamérica es víctima del eurocentrismo que sustenta al capitalismo