Educación superior debe evitar complacencia y aislamiento