Reclamemos legislación secundaria para hacer efectiva la reforma a telecomunicaciones