Universidades deben formar personas éticas que reviertan problemas, exclusión e injusticia