Malformaciones y retraso mental en el bebé por consumir drogas

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Martes, Junio 24, 2014 - 14:20

De mil 500 pacientes embarazadas que atendió el antiguo Hospital Civil de Guadalajara en los últimos 12 meses, 1.5% fumaban al momento de ser atendidas

El consumo de drogas de las mujeres embarazadas puede causar malformaciones y retraso mental en el bebé, así como riesgo de aborto, afirmó el profesor investigador del Centro Universitario de la Ciénega, Juan Gaudencio Gutiérrez Ruiz, al hablar sobre adicciones y embarazo con motivo del Día Internacional de la Lucha contra las Adicciones, a celebrarse pasado mañana, el 26 de junio.

Las mujeres embarazadas deberían tener una buena alimentación, atención médica adecuada, reposo y no consumir drogas. Sin embargo, hay algunas que ingieren drogas o sustancias adictivas, como nicotina, alcohol y marihuana.

En las primeras diez semanas, tiempo en que se forman los órganos, el feto puede desarrollar malformaciones que afectan el corazón y las extremidades. En la onceava semana, el feto en pleno crecimiento, le pueden resultar afectados los ojos y el sistema nervioso. El bebé puede nacer, además, con cráneo pequeño, retraso físico y mental, órganos mal formados, y una adicción al estupefaciente.

El investigador aportó datos según el tipo de droga o sustancia adictiva: la marihuana, una de las más consumidas en el estado, se incrementó 1.5% de 2009 a 2012, y puede causar malformaciones al feto y provocar aborto. Una vez nacido el bebé, este podría presentar insomnio, desarrollar leucemia y una tendencia a consumir marihuana.

En el caso de la nicotina –sustancia considerada adictiva–, el bebé podría desarrollar deformidades faciales, enfermedades cardiacas y gástricas; y en la madre un riesgo de aborto espontáneo. Incluso puede llegar a morir el bebé por una alta dosis.

El doctor Octavio Campollo Rivas, quien encabeza la Clínica para dejar de fumar del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, agregó que el tabaquismo de la madre disminuye la cantidad de oxígeno que llega al feto: los bebés pueden nacer con bajo peso, retraso en el desarrollo, provocar partos prematuros y enfermedad hipertensiva en el embarazo.

Casi mil 500 mujeres embarazadas fueron atendidas en el área de ginecoobstetricia, en un lapso de doce meses, en el “Fray Antonio Alcalde”. De estas, 1.5% fumaban. Las mujeres embarazadas que fuman, han fumado o están expuestas al humo de cigarro de segunda mano son invitadas a participar en un programa de intervención breve para dejar el tabaco, prevenir el que vuelvan a fumar o para evitar el humo de cigarro de segunda mano en su casa y en su trabajo.

En cuanto al alcohol, el bebé puede adquirir síndrome de alcoholismo fetal, que provoca malformaciones cerebrales, anormalidades en el sistema nervioso y deformaciones en el rostro.

A T E N TA M E N T E
“Piensa y Trabaja”
“Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco”
Guadalajara, Jal., 24 de junio 2014

Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Jorge Iñiguez