Niños maltratados podrían desarrollar conductas genocidas

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Martes, Abril 29, 2014 - 14:34

Educar a los hijos sin violencia es el reto

Los niños maltratados pueden llegar a desarrollar conductas genocidas u oposicionistas, es decir, que no acatan indicaciones, no logran respetar límites, no obedecen a sus papás y empiezan a lastimar mascotas, afirmó el doctor Miguel Ángel Flores Tinajero, jefe del Servicio de Paidopsiquiatría del Hospital Civil “Fray Antonio Alcalde”, quien coordinó el curso para madres y padres futuros, “Desarrollo Infantil para madres y padres que planean tener un hijo o que ya lo tienen”, en el auditorio de la Torre de Especialidades del citado nosocomio, en el marco del Día del Niño.

Conducta genocida, por ejemplo, la tuvo Adolfo Hitler, quien al parecer fue maltratado por su padre. Muchas veces los padres no quieren pegar ni gritar a sus hijos, pero no tienen herramientas para limitarlos. Eso es un reto, ayudarle a organizar su mente, a saber dirigir al niño, establecer límites, decirle “no” cuando sea necesario, sin golpes o gritos.

Flores Tinajero detalló que el maltrato más grave ocurre en los primeros tres años de vida, y es de tipo psicológico emocional: cuando una madre grita a su bebé, lo sacude, lo golpea, lo abandona, lo compara, no le genera un programa de vida, ni se responsabiliza de él. Cuando alguien lastima a un niño, con golpes o gritos, se debe a que tiene una cultura que debe ser cambiada, “porque los golpes dejan huellas que se repiten generacionalmente”. Debe fomentarse una cultura donde el niño tenga iniciativa para que no lastimen su libertad.

Indicó asimismo que la cultura mexicana es muy amorosa, pero hay personas que gritan, golpean, devalúan y son ambivalentes con los niños. Hizo énfasis en una educación para la paz y la convivencia mediante la ternura, prestando atención al desarrollo de las habilidades del pequeño. Explicó que la desorganización en la mente del niño puede generar un caos donde surjan dificultades para aprender a negociar, convivir y socializar. En la escuela entonces empiezan los problemas porque los papás no supieron qué hacer.

El objetivo del curso es sentir, pensar, reflexionar sobre la maternidad y paternidad, con el propósito de conocer estrategias y herramientas relacionales-mentales para el buen desarrollo de los niños. Flores Tinajero dijo que la relación madre-hijo genera conciencia de sí mismo. La sonrisa social del niño o la niña es el primer esbozo de la conciencia humana. A los tres años la relación de apego con sus padres ha logrado su objetivo: interiorizar a la persona amada para empezar a volar hacia el mundo.

Entre los ponentes estuvieron la doctora Irma Gabriela Navarro Machuca, quien habló sobre los estilos de crianza; las doctoras Blanca Aurora Limón García y Paola Alejandra Gutiérrez Galindo, quienes trataron el apego y su importancia y los terapeutas familiares Cecilia Guzmán Mellado, Isis Ferrer Defranco, Iliana Jaqueline Flores Sosa y José Federico Corona Silva, que abordaron el tema del ciclo vital de la familia.

A T E N T A M E N T E
"Piensa y Trabaja
“Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco”
Guadalajara, Jal., 29 de abril 2014

Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Archivo