Insecticida no actúa contra huevecillo del mosco transmisor del dengue

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Lunes, Abril 7, 2014 - 16:07

Necesaria una sustancia que ataque larvas, huevecillos y mosco adulto

Los insecticidas no actúan contra el huevecillo del Aedes aegypti, mosco transmisor del dengue. Por más efectivo que sea solo actúa contra el vector adulto, afirmó el doctor Héctor Raúl Pérez Gómez, director general del OPD Hospital Civil de Guadalajara, en el marco del simposio “Situación actual y retos frente a enfermedades transmitidas por vectores de alta prioridad”, que tuvo lugar con motivo del Día Mundial de la Salud en el auditorio Roberto Mendiola Orta, del Centro Universitario de Ciencias de la Salud (CUCS).

Destacó la necesidad de elaborar un producto que pueda atacar a dicho mosco adulto, al huevecillo y a la larva, y que además sea seguro para el ser humano. Eso sería lo ideal y representaría un gran avance en el control del vector transmisor. Hace falta, sin embargo, un estudio entomológico permanente de los vectores, como el mosco Aedes aegypti, que causan enfermedades en el humano. “Es fundamental un laboratorio en cada estado, o por lo menos en los estados que estratégicamente deben estar atendiendo los problemas de enfermedades transmitidas por vector”, resaltó.

El doctor Jaime Andrade Villanueva, Rector del CUCS, destacó que existe una carencia a nivel mundial de entomólogos que puedan alterar los vectores transmisores de enfermedades y que el que transmite el dengue podía también transmitir otras enfermedades, como la fiebre Chikungunya, una enfermedad vírica que produce fiebre, fuertes dolores articulares, musculares, de cabeza; náuseas, cansancio y erupciones cutáneas. Actualmente no es un problema en México, pero hay casos en Jamaica, República Dominicana y Antillas Holandesas. Explicó que algunos de los principales factores de diseminación de las enfermedades ocasionadas por un vector son el calentamiento global y el traslado por viajes.

Pérez Gómez agregó que algunas medidas para contribuir a que el mosco transmisor no se multiplique incluyen no tener cacharros que puedan acumular agua limpia en los patios. El mosquito deposita sus huevecillos en las paredes de los reservorios, que puede sobrevivir hasta trece meses, y cuando entra en contacto con agua evoluciona hasta ser larva y después mosquito. Es aconsejable el uso de mosquiteros y repelentes.

El dengue tiene dos modalidades, desde lo clínico: la fiebre por dengue y la hemorrágica por dengue; la primera implica un periodo de incubación de tres hasta diez días, después de los cuales el paciente entra en una fase con síntomas: fiebre, dolor de cabeza, de huesos, articulaciones y faríngeo; le sigue una de recuperación, donde los síntomas desaparecen progresivamente hasta llegar a la fase de convalecencia.

En la fiebre hemorrágica por dengue el paciente parece que empieza a mejorar para pasar a la fase de convalecencia, pero tiene una recaída, cuyos síntomas son dolor abdominal, aparición de lesiones en la piel, tipo hemorragias y pueden aparecer hematomas; luego, el paciente puede entrar en estado de choque, con hemorragias severas y puede morir. La estimación es que aproximadamente 2% de los pacientes con este tipo de dengue mueren por complicaciones diversas; de ahí la importancia de que el paciente sea hospitalizado y de ser necesario sometido a terapia intensiva.

A T E N TA M E N T E
“Piensa y Trabaja”
“Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco”
Guadalajara, Jal., 7 de abril 2014

Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Jorge Iñiguez