Historia de una familia de élite de Guadalajara

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Jueves, Marzo 27, 2014 - 14:24

La doctora Gladys Lizama Silva presentará el libro Llamarse Martínez Negrete

Llamarse Martínez Negrete. Familia, redes y economía en Guadalajara, siglo XIX, de la doctora Gladys Lizama Silva se centra en un caso representativo de la élite económica de Guadalajara del siglo XIX. “Una élite que diversificaba sus inversiones, tenían tierras, empresas; eran banqueros, prestamistas, ningún negocio les era ajeno”, señala la autora, investigadora del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH).

El libro explica la fortuna de dos generaciones de la familia Martínez Negrete, cuyo fundador en Guadalajara fue Francisco Martínez Negrete Ortiz de Rosas, quien llegó aquí entre 1825 y 1830. Sus negocios aparecen por primera vez en los archivos de notarios en 1835. Era de origen vasco. De 17 años salió de la provincia de Las Encartaciones, migró a Francia, de ahí a Estados Unidos, a San Luis Potosí y finalmente a Guadalajara. Empezó a trabajar con Juan Manuel Caballero, uno de los comerciantes más ricos de la ciudad. Después se independizó. Se casó con Josefa de Alba, detalla Lizama Silva.

Fue comerciante de abarrotes, granos, vinos; tenía su casa matriz en lo que ahora es Madero y 16 de Septiembre. Incursionó en la industria textil, concretamente en la fundación de la Fábrica Textil de Atemajac y luego en otras empresas pequeñas. Después de acumular fortuna, se volvió prestamista. Fue un empresario principalmente de servicios. Accionista, gestor y administrador del Ferrocarril de Mulitas (con varias rutas: Guadalajara-Tlaquepaque y hacia las fábricas textiles); propietario de la fábrica de La Experiencia y uno de los constructores del edificio de El Parián de Tlaquepaque.

En la trayectoria empresarial de los Martínez Negrete se observan al menos tres etapas: la que abarca las primeras décadas del México pos independiente, en la que el primer Martínez Negrete conquista el mercado, de 1835 en adelante; la segunda, ubicada a mitad del siglo, cuando se expanden los negocios hasta 1874. La tercera en el último tercio del siglo XIX, donde la segunda generación de la familia expande sus vínculos en los ámbitos nacional e internacional. En esta etapa, Martínez Negrete destaca como uno de los grandes empresarios, prestamistas y banqueros de la región de Guadalajara hasta 1901, año en que la quiebra lo lanza fuera del escenario económico.

En torno a su quiebra, la investigadora de la UdeG la atribuye a la situación económica de Guadalajara en la época: crítica, palpable sobre todo en la disponibilidad de moneda. Además, sus últimas inversiones en fábricas como La Escoba y Río Blanco no generaron las ganancias proyectadas. Otra causa fue un sobre endeudamiento. A pesar de esto se mantuvo dentro del sector de familias destacadas y de importancia regional, gracias a familias emparentadas a él por matrimonios como los Fernández del Valle y los Bermejillo, que lo ayudaron. Este empresario murió en 1906.

La investigadora se apoyó en los textos del historiador Jaime Olveda, quien estudió la oligarquía de Guadalajara hasta 1860. Una de las diferencias del texto de la historiadora Lizama Silva es que estudió a la familia Martínez Negrete durante todo el siglo XIX.

El libro será presentado en el Museo Regional, el 3 de abril, a las 20:00 horas. Entre los presentadores se encuentran los doctores Sergio Valerio Ulloa, Carlos Riojas y Robert Curley, académicos del CUCSH.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
“Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco”
Guadalajara, Jal., 27 de marzo 2014

Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Internet