Nunca me he sentido la gran cosa: María Victoria

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Lunes, Marzo 24, 2014 - 10:53

“María Victoria en primera persona”, título de la charla que sostuvo con el público dentro del FICG29

“Nunca me he sentido la gran cosa. Me siento como cualquier persona. Sin ser nada me ha ido muy bien, gracias a la Virgen de Zapopan y gracias a la Virgen de Guadalupe”, señaló la actriz tapatía María Victoria, quien ayer domingo 23 de marzo, dentro del Talents Guadalalajara, del Festival Internacional de Cine de Guadalajara (FICG29), charló con el público que abarrotó uno de los auditorios en Expo Guadalajara para escucharla.

Entrevistada por Ángeles Castro, Clara Sánchez, Iván Restrepo y Fernando Marcotela, y luego por el ávido público, uno de ellos que le preguntó la razón por la que ella, al contrario de muchos de sus compañeros, nunca había perdido el piso, señaló: “es que mi familia siempre me ayudó. Mi madre me decía: ‘¡ay! hija, cantaste muy feo, pareces danzante con ese vestido’, y es que mi familia siempre mi criticó. Nunca me hicieron creer lo que no soy”.

Y luego la “cantante del pujidito”, “la estatua que canta”, la “actriz multifacética”, la “cómica agradable”, la “mata hombres”, la “vampiresa”, y otros epítetos con la que ha sido clasificada, narró cómo una vez le censuraron la canción de Bruno Terrazas, Qué bonito siento. “Y es que yo la cantaba como la sentía, pero no decía nada vulgar. La prohibieron porque me decían que yo provocaba el sexo con la gente, imagínese si hubiera cantado algo así como ‘ya no siento nada de hacerlo contigo’, me hubieran metido a la cárcel”.

“A las señoras yo les caía mal porque les provocaba celos. No me querían las mujeres, y es que muchos de sus maridos decían que me amaban. Hasta una vez me aventaron un vaso que rozó mi cara. Fue difícil caerle bien a la familia, ya luego entré al programa de televisión que estuvo casi 15 años al aire, La criada bien criada, y pude entrar a las familias. Soy muy responsable en mi trabajo. Los artistas que salimos de la carpa fuimos los que más hicimos, no tanto por la búsqueda del éxito, sino por necesidad”,

María Victoria negó considerarse una diva del cine mexicano, al menos no como se clasifica hoy en día a cualquier actriz, sobre todo cuando actúan “medio vestidas”. Y es que ―agregó― “una diva es la que baila, actúa y canta todo tipo de géneros musicales. Antes las divas eran artistas muy completas. El público era, eso sí, muy exigente, porque te chiflaba si no les gustabas. Hubo muchos, no quiero decir nombres, a quienes bajaron del escenario. Antes era difícil, ahora, en cambio, cualquiera la hace con solo enseñar la pierna”.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
“Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco”
Guadalajara, Jal., 24 de marzo 2014

Texto: Juan Carrillo
Fotografía: Abraham Aréchiga