Entrega UdeG Doctor Honoris causa al científico Harald Zur Hausen

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Jueves, Febrero 27, 2014 - 17:43

Por sus investigaciones y aportes a la salud pública

Para el año 2020 es posible que pueda haber un impacto real de la vacuna contra el virus del papiloma humano (VPH) como medida para prevenir el cáncer del cuello uterino, dijo el doctor Harald Zur Hausen, tras recibir el título de Doctor Honoris causa por la Universidad de Guadalajara, y quien explicó que hace poco fueron desarrolladas las inmunizaciones y tales males duran muchos años en desarrollarse.

Sobre las críticas, e incluso oposición a la vacuna, hizo hincapié en que es “segura”, ya que se ha inoculado en más de 700 mil mujeres; como cualquier otra vacuna tiene eventos adversos, pero solo se ha dado un caso en 100 mil, y añadió que un mecanismo de prevención sería aplicarla a las niñas, lo que permitiría ver el impacto en las neoplasias.

Este jueves por la tarde, en el paraninfo Enrique Díaz de León, el Rector General de la UdeG, maestro Itzcóatl Tonatiuh Bravo Padilla, entregó el título y una medalla al científico por su contribución a la salud pública, sus indagaciones sobre el origen del cáncer y las infecciones virales, así como su trayectoria docente, ante el aplauso nutrido de los asistentes.

Zur Hausen actualmente estudia el cáncer de colon y ha encontrado que el consumo de res constituye un factor de riesgo para el desarrollo de este tipo de cáncer. En la actualidad realizan estudios epidemiológicos y análisis de factores asociados a los virus que puede haber en el ganado y la posible afectación a los habitantes.

El médico, nacido en marzo de 1936 en Alemania y quien recibiera el Premio Nobel de Medicina en 2008 –junto con Françoise Barré-Sinoussi y Luc Montagnier–, tiene 27 títulos de doctor Honoris causa; manifestó asimismo sentirse contento y agradecido por esta distinción que le otorga la UdeG.

Comentó que es la primera vez que visita Guadalajara, y es una “ocasión memorable”. Apuntó que hay una gran cantidad de cáncer que puede tener relación con enfermedades infecciosas, e indicó que para ganar un premio Nobel se requiere un “grado de testarudez”, de “trabajar un proyecto”, de tener un “pensamiento crítico”, de “trabajar duro” y en equipo.

Durante la ceremonia solemne, Bravo Padilla dijo que en “la figura del doctor Zur Hausen reconocemos a un brillante científico”, y agregó que su trabajo “reviste especial trascendencia en el mundo contemporáneo, el cual es constantemente amenazado por epidemias ocasionadas por virus”.

Dijo que según la Organización Mundial de la Salud, el cáncer de cérvix es el segundo tipo de cáncer más frecuente entre las mujeres en el mundo, pero la mayoría de las defunciones se dan en los países más pobres, por las dificultades para su detención y tratamiento, “de ahí el impacto, altamente benéfico, que los hallazgos del doctor Zur Hausen han tenido en la prevención del contagio y, por lo tanto, en la disminución de los decesos asociados a esta enfermedad”.

Al acto asistieron el Vicerrector Ejecutivo de la UdeG, doctor Miguel Ángel Navarro Navarro; el Secretario General, maestro José Alfredo Peña Ramos; el director del OPD Hospital Civil de Guadalajara, doctor Héctor Raúl Pérez Gómez; el Rector del Centro Universitario de Ciencias de la Salud, doctor Jaime Federico Andrade Villanueva; el Secretario General de Gobierno, Arturo Zamora Jiménez, así como miembros de la comunidad médica jalisciense y estudiantes.

A T E N TA M E N T E
“Piensa y Trabaja”
“Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco”
Guadalajara, Jal., 27 de febrero 2014

Texto: Eduardo Carrillo
Fotografía: Abraham Aréchiga