Mapas, inagotable fuente de datos para investigadores y docentes

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Viernes, Febrero 14, 2014 - 16:13

Dicta catedrático de la UNAM conferencia “Los mapas de México: situación y nuevas propuestas de estudio”

Los mapas han llamado siempre la atención de los investigadores de las ciencias sociales y de las humanidades, porque sirven para encontrar preguntas clave. “El mapa contiene un cúmulo inagotable de datos, pero no tendrá significado hasta que alguien pregunte de qué se trata, cómo y para qué fue hecho”, señaló esta mañana el investigador del Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), doctor Héctor Mendoza Vargas, al dictar la conferencia “Los mapas de México: situación y nuevas propuestas de estudio”.

Invitado a participar en la cátedra inaugural de la maestría en Historia de México, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH) de la UdeG, Mendoza Vargas se centró en tres aspectos importantes de la cartografía en México: los mapas antiguos, las colecciones y los acervos. Una fecha clave en la materia: 1983, con la aportación de Elías Trabulse, y los nuevos caminos de la cartografía en el país a partir de los años 2005 y 2007.

El investigador de la UNAM explicó a los alumnos presentes que los mapas en general requieren múltiples operaciones visuales e intelectuales para descifrarlos. “Son vehículos privilegiados para entender cómo eran las sociedades y el poder –dijo–. Nos abren caminos, porque los mapas antiguos nos ayudan a mirar mejor el pasado. A veces los documentos disponibles no son los deseados, o al revés, demasiados documentos pueden confundirlos y prolongar las investigaciones”.

Agregó que los mapas antiguos, que ahora están mejor cuidados y han sido reordenados en las bibliotecas y universidades, han ido ganado un mejor reposicionamiento para “hacernos nuevas preguntas sobre cómo eran los paisajes, los hombres, las sociedades; estos tienen respuestas únicas que abren los caminos para nuevas investigaciones. Los mapas antiguos, al igual que los textos, forman parte del discurso para la investigación del hombre y de la comunicación social”.

Mendoza Vargas añadió que un momento clave en la cartografía de México se dio en 1983, cuando Elías Trabulse publicó Historia de la ciencia en México. “Fue importante no solo porque introduce a Thomas Kuhne, sino que crea el movimiento de renovación intelectual en las ciencias sociales y las humanidades, al fijar su interés en los personajes y en las épocas. Se adentró al estudio de los mapas mexicanos y dio un giro teórico para el estudio del pasado mexicano, con una larga temporalidad y variedad temática”.

El investigador fue presentado por el coordinador de la maestría en Historia de México, doctor Hugo Torres Salazar y su currículum fue leído por el investigador de la misma maestría, doctor José Refugio de la Torre Curiel.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco
Guadalajara, Jal., 14 de febrero de 2014

Texto y fotografía: Juan Carrillo Armenta