Impulsa CUCSur escuela campesina y tianguis de productos orgánicos

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Lunes, Enero 20, 2014 - 18:07

Interactúan alumnos, campesinos, docentes y representantes gubernamentales

El rescate de alimentos olvidados, el paso de una agricultura de insumos a una orgánica y la generación de conocimientos alternos, son algunos resultados que deja la escuela campesina y el tianguis de productos orgánicos impulsados por el Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur) de la Universidad de Guadalajara, en diversos municipios de Jalisco.

“Lo más interesante es que te da saber y te regresa memoria”, consideró José Asunción Canal, del municipio de Unión de Tula, quien a sus 25 años trabaja en la producción de alimentos y de ganado orgánico. Añadió que con estos conocimientos no se depende de una empresa o de químicos para producir. Dijo que no usa clembuterol, y lamentó: “Hay un pequeño problema, la gente no sabe lo que es orgánico, no le dan el valor”, y te lo pagan igual. “Hace falta que el CUCSur se abra más para que instruya a la gente, porque tienen buenos maestros, yo he aprendido allí mucho”.

“Hemos podido abrir una serie de espacios de comercialización de productos no consumidos en la región, como guajes, mezquite, guamúchil, camote natural, entre otros”, que han sido olvidados a causa de la “transnacionalización de la industria alimenticia”, a pesar de que son naturales y ricos en vitaminas, dijo el profesor del Departamento de Ecología y Recursos Naturales del CUCSur, Víctor Manuel Villalvazo.

Hay también productores que transformaron sus parcelas: ahora emplean estiércol de vaca y otras técnicas que dan una mayor nutrición a las plantas sin el uso de agroquímicos. “Hay mucho potencial que explorar en la agricultura orgánica”, comentó Villalvazo, quien junto con Pedro Figueroa, coordinador, realizan ambas acciones desde hace cinco años.
Mediante los talleres interactúan alumnos, campesinos, docentes y representantes gubernamentales, quienes comparten experiencias; por ejemplo, los conocimientos que tienen los campesinos son “muy valiosos”, más porque no está en los libros. La ciencia aporta otros elementos de aprendizaje.

Con alrededor de 100 talleres han sido capacitados cerca de 500 personas: estudiantes y agricultores de la costa sur, del sur Jalisco y de la Sierra de Amula, abordando sobre todo la agricultura orgánica, “el uso de recursos locales, empoderamiento, autonomía campesina, análisis de leyes del campo y tecnologías”.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
Año del Centenario de la Escuela Preparatoria de Jalisco
Guadalajara, Jal., 20 de enero de 2014

Texto: Eduardo Carrillo
Fotografía: Abraham Aréchiga