Cursar una licenciatura es complicado para indígenas del norte de Jalisco

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Jueves, Enero 2, 2014 - 13:15

La adaptación al sistema tradicional occidental de enseñanza y carencias económicas son sus principales problemas

Para que un joven wixárika pueda ingresar a la universidad y concluir sus estudios profesionales, exige un gran esfuerzo, ya que está expuesto a pasar por todo tipo de vicisitudes, señala el profesor-investigador del Centro Universitario del Norte (CUNorte), de la Universidad de Guadalajara, Diego Huízar Ruvalcaba.

Agrega que el problema más grave que sufre un estudiante indígena al llegar al nivel superior de estudios es la “adaptación” al medio, ya que debe de tener ciertas competencias intelectuales, en especial con las nuevas tecnologías, a las que la mayoría no tiene acceso, pues muchas carreras son semipresenciales y ellos, en su mayoría, están acostumbrados solo al modelo tradicional, es decir, al presencial, y cuyas instrucciones les parecen poco claras y no saben bien interpretarlas.

“El wixárika que quiera estudiar una carrera tiene que conocer bien el idioma español, escribirlo e interpretarlo, y en general tener un buen nivel de lectocomprensión; además de conocer y dominar los sistemas de difusión, pues algunas materias se imparten por medio de internet –dijo Huízar Ruvalcaba–. Claro, en la actualidad los indígenas, más de 130 que tenemos en el CUNorte, están más familiarizados con la computadora y los sistemas modernos, sin decir con esto que no pasan dificultades por ello, porque la brecha sigue siendo amplísima”.

El investigador universitario añade que es posible ver a los indígenas que portan sus computadoras personales y equipos electrónicos; sin embargo, “poseer equipos de esa naturaleza, que para cualquier otro estudiante podría ser algo trivial, les representa un enorme esfuerzo”. Esos jóvenes indígenas son privilegiados de algún modo, “pues cuentan con familiares que tienen cierto nivel económico que los apoyan en sus estudios superiores”.

Lamenta Huízar Ruvalcaba, sin embargo, que haya otro sector indígena que asiste a la universidad con grandes limitaciones. “Es impresionante ver que los wixárikas llegan con la expectativa de tener una beca que les permita tener dinero para traslados en camiones o para tener para desayunar, pero hacerse de una beca del gobierno les resulta bastante complicado; primero, porque la que menos exige es una calificación por encima de 80 de promedio, además de hasta 17 requisitos”.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
Guadalajara, Jal., 2 de enero de 2014

Texto: Juan Carrillo Armenta
Fotografía: Internet