Publicarán libro sobre consumo y venta de vino en Zapotlán

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Miércoles, Diciembre 11, 2013 - 17:40

“Baco en Zapotlán: Consumidores y vendedores de vino en Ciudad Guzmán”, será coeditado por Ediciones STAUDG, CUSur y Gobierno de Zapotlán

Una investigación de más de dos años sobre los consumidores y vendedores de vino en Ciudad Guzmán, dirigida por el doctor Carlos Hernández Vega, académico del Centro Universitario del Sur (CUSur), será publicada el próximo año, luego de resultar elegida de entre las diez mejores propuestas registradas en la convocatoria del Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad de Guadalajara (STAUDG), cuya premiación se realizó en el marco de la Feria Internacional del Libro.

Hernández Vega señaló que la población guzmanense prefiere las bebidas destiladas, como tequila, whisky, ron y mezcal; así como los fermentos, básicamente la cerveza; sin embargo, este comportamiento está sujeto a la poca oferta de los restaurantes que cuentan con una carta de vinos, y a la escasa demanda de los consumidores. “Nos dimos cuenta de que la cultura del consumo es muy pobre, pero está creciendo”, ya que en los últimos dos años se abrieron nuevos restaurantes y se incrementó la venta de vinos en dichos establecimientos.

“Hay una imprecisión conceptual en cuanto a qué es y qué no es vino –dijo Hernández Vega–. Lo que hicimos fue investigar qué es lo que más consume la gente, luego por qué, en dónde y a qué precio. De tal forma que este estudio, convertido en un libro, le va a servir a los consumidores, para que se orienten sobre qué vinos consumir y cómo maridarlos con los alimentos; y a los vendedores, que son los restauranteros, principalmente en el sentido de que sepan qué es lo que la gente demanda”.

De acuerdo con Hernández Vega, el mexicano en general prefiere el consumo de refrescos, aunque no es el mejor acompañante de los alimentos, ya que el azúcar que contiene neutraliza las papilas gustativas y de esta forma todo el esfuerzo de un buen chef se aniquila. Esta obra busca, por consiguiente, incrementar la cultura gastronómica de la población, y principalmente del conocimiento de las bondades de esta bebida, que para ser considerada vino debe contener al menos nueve grados de alcohol.

“La idea que maneja el libro es que el consumo de vinos tiene más ventajas que el consumo de refrescos. Si lográramos suplir el consumo de refrescos por el de vinos con los alimentos, llamaríamos a esto maridaje, esta combinación perfecta permite, en principio, tener mejor digestión; segundo, mejorar el sabor de los alimentos y tercero, un mejor aspecto nutricional derivado de la digestión”, abundó el investigador.

El vino, concluyó Hernández Vega, tiene alrededor de 400 componentes químicos a escala menor, y uno que sobresale son los taninos, contenidos en la semilla de la uva y que se pueden encontrar en los vinos tintos. “Estos taninos tienen la bondad de desdoblar las grasas LDL (lipoproteínas) y permite limpiar la sangre, elimina colesterol y triglicéridos, y de esta forma hay un mejor rendimiento a nivel cardio”, siempre y cuando su consumo sea moderado, pues de lo contrario se presentan daños hepáticos y renales.

En esta investigación participaron siete restaurantes de Ciudad Guzmán, y el libro se publicará bajo el título Baco en Zapotlán: Consumidores y vendedores de vino en Ciudad Guzmán, una coedición de Ediciones STAUDG, CUSur y el Gobierno de Zapotlán el Grande, con un prólogo del doctor Vicente Zacarías Preciado, maestro emérito de la UdeG. En el concurso participaron 85 obras, de las cuales diez resultaron elegidas para su publicación.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja”
Guadalajara, Jal., 11 de diciembre 2013

Texto y fotografía: CUSur