Analizaran tejidos de animales silvestres para detectar mal de Chagas

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Martes, Noviembre 5, 2013 - 16:59

La Costa Sur de Jalisco registra alta prevalencia del patógeno en las chinches, lo que podría afectar a una mayor población humana

La Universidad de Guadalajara iniciará en breve el análisis molecular de tejidos de animales silvestres con miras a detectar si están infectados con el mal de chagas, a fin de tener información y establecer un monitoreo tendiente a evitar el contagio a pobladores de la Costa Sur de Jalisco, donde se estima una alta prevalencia del patógeno entre los vectores.

Para esta región hay muchos reservorios vertebrados y transmisores triatóminos (géneros de chinches), dijo la investigadora del Centro Universitario de la Costa Sur (CUCSur), doctora María Magdalena Ramírez Martínez, quien agregó que en Autlán el contacto del vector (la chinche hocicona) con el humano es “muy cotidiano”.

Aunque no existen estudios sobre la prevalencia de esta enfermedad en humanos en la zona, continuó la académica, la situación es “alarmante”, ya que, de acuerdo con datos de las autoridades sanitarias, de todos los triatóminos colectados en Autlán cerca de 90 por ciento están infectados. Puesto que hace falta información sobre esta zoonosis y que es incurable, con el apoyo de especialistas de diversas partes del país la académica del CUCSur inició en 2011 el estudio “Prevalencia de Tripanozoma cruzi en mamíferos silvestres”, cuya primera etapa fue desarrollada con apoyo del Promep.

Durante un año colectó 27 especies de roedores y 22 de murciélagos en seis municipios: Autlán, La Huerta, Villa Purificación, Casimiro Castillo, Cihuatlán y Cuautitlán, en áreas con vegetación perturbada (potreros o sembradíos) y con vegetación natural (remanentes de selva baja, cuevas, entre otras).

La siguiente etapa, para la cual buscará financiamiento y reiniciará la colaboración con otros investigadores, extraerá tejidos, como el corazón, el hígado y otros órganos de dichos animales, para identificar la infección mediante técnicas de análisis molecular. El objetivo final es conocer la prevalencia de Tripanozoma cruzi en poblaciones silvestres.

“Mi intención con este proyecto es implementar un monitoreo”, resaltó la académica, a fin de ubicar la fauna silvestre infectada y su cercanía a centros de población. “Se pueden generar mapas de vegetación con cambio de uso de suelo –dijo Ramírez Martínez–, y asociar los sitios de la fauna silvestre infectada, por ejemplo, y en cuánto tiempo podría convertirse en zona de riesgo por la cercanía o por la probabilidad de crecimiento de centros poblacionales”.

El Tripanozoma cruzi es un protozoario causante de la tripanosomiasis o mal de chagas. Los portadores del patógeno son ratones, murciélagos, tlacuaches y otros mamíferos silvestres; el principal vector es la chinche triatoma y su hospedero es el ser humano. Dicho patógeno causa agrandamiento de órganos internos; este mal no es curable, sólo controlable.

A T E N T A M E N T E
“Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jal., 5 de noviembre 2013

Texto: Eduardo Carrilo
Fotografia: CUCSUR