Menores de edad embarazadas terminan vida fértil en la adolescencia

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
EstudiantesSEMS.jpg
Lunes, julio 22, 2013 - 14:49

Tienen que ser operadas por el alto riesgo que representa tener más hijos luego de varios partos por cesárea

Adolescentes que después de tener un hijo a temprana edad y se embarazan dos o tres veces más, con frecuencia terminan pronto también su vida fértil, pues muchas tienen que ser operadas antes de los 20 años de edad para evitar que tengan más hijos, por el alto riesgo que esto les representa, señaló la jefa de la Clínica de Atención a las Adolescentes Embarazadas, del Hospital Civil Juan I. Menchaca, doctora Hiliana Romo Huerta.

“Una vez que una joven empieza a tener vida sexual es muy difícil que la suspenda –dijo Romo Huerta–. Si comenzó a los 12, 13 o 14 años, y tiene su primer hijo en ese rango de edad, es alta la probabilidad de que vuelva a quedar embarazada. Es decir, pueden iniciar y terminar su vida fértil en la misma adoslescencia, porque a algunas, ya con tres hijos, se les sugiere un método definitivo de planificación familiar, debido al alto riesgo que enfrentarían si de nueva cuenta se embarazaran”.

La doctora añade que en 1998 fue creada la clínica para atender a adolescentes embarazadas, porque un año antes, en 1997, observaron que de 15 mil 690 mujeres que acudieron al hospital a consulta por embarazo, cuatro mil 741 oscilaban entre los 12 y los 19 años de edad; es decir, 30 por ciento eran adolescentes. “El porcentaje no ha variado. En 2011 atendimos tres mil 963 adolescentes y el año pasado, cuatro mil 401 chicas”.

Romo Huerta explica que un fenómeno relacionado con este problema es que si antes las adolescentes quedaban embarazadas por desconocimiento, por complacer al novio o tal vez por rebeldía, “ahora muchas buscan tener un hijo. Tenemos un gran porcentaje de chicas, más de 50 por ciento en nuestro centro, que quieren quedar encintas. Nos dicen que quieren tener algo que les pertenezca, algo que les sea propio”.

Es frecuente también que adolescentes que antes de los 20 años tienen ya tres hijos, y se han operado para no tener más, por su propia inmadurez muchas terminan pronto su relación y se divorcian muy jóvenes. “Con los años encuentran otra pareja y ella, por tratar de complacerlo, quiere tener otro hijo, y ahí viene el problema, acude a la institución para volverse a embarazar”, resalta la jefa de la Clínica de Atención a las Adolescentes Embarazadas.

Guadalajara, Jal., 22 de julio de 2013
Texto: Juan Carrillo
Fotografía: Internet
Edición de noticias en la web: Sergio Quiroz