Más de 95 mil toneladas de agroquímicos son liberadas en México

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
Agroquimicos.jpg
Miércoles, julio 17, 2013 - 14:33

Presentan libro Genética, ambiente y salud, con una serie de 13 investigaciones recopiladas por investigador del CUCBA

Más de 95 Mil toneladas de agroquímicos son liberadas al año en México, calculó Enrique Pimienta Barrios, jefe del Departamento de Producción Agrícola del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA), durante la presentación del libro Genética, ambiente y salud, coeditado por este Centro universitario y el Consejo Estatal de Ciencia y Tecnología del Estado de Jalisco (COECYTJAL).

Pimienta Barrios aclaró que no se sabe a ciencia cierta la cantidad exacta de agroquímicos que se utilizan. “En México las estadísticas son insuficientes y no confiables”, declaró. Los productos agroquímicos abarcan los plaguicidas, herbicidas y fungicidas, entre otras sustancias.

El investigador del CUCBA señaló que en cultivos como el maíz suelen utilizarse 2.5 de kilógramos de plaguicidas por hectárea. En cambio, en las hortalizas se requieren 3.5 kilogramos por hectárea. Entonces, el riesgo de consumir esta sustancia por las hortalizas es más alto. “Hay agroquímicos que, incluso, a temperaturas por encima de mil grados centígrados no se destruyen. Algunos penetran a nivel celular. ¿Cómo se le va a quitar el producto a las células una vez que penetró en el fruto?”, resaltó.

“No se trata de satanizar a los agroquímicos –agregó–. Tenemos una gran dependencia de ellos. Su uso adecuado y eficiente reduce los riesgos que se pueden generar a través de su consumo”.

El académico se quejó de que tampoco hay una cultura de la verificación de los efectos que ocasionan los agroquímicos y su seguimiento. “La investigación es muy vaga, muy limitada en este sentido. Debería estar más posicionada”, finalizó.

Por su parte, Carlos Álvarez Moya, investigador del CUCBA y coordinador del libro, denunció que en la parte norte del país hay indígenas que están expuestos directamente a los pesticidas por la fumigación de la hoja de tabaco, conforme él lo pudo observar hace 5 años. Ahí, la conjugación entre la ignorancia y la desidia de algunos empresarios hacen una bomba de tiempo. “Los indígenas no usan nada para protegerse, incluso hay algunos que mezclan el pesticida con la mano. Limpian los frascos de los pesticidas ya utilizados, y ahí vierten el agua que después toman, cuando hay pesticidas que pueden interactuar por su naturaleza hidroquímica con los plásticos y quedarse impregnados”.

Los daños que pueden producir algunos agroquímicos son envenenamiento directo. “Los pesticidas son venenos que trabajan en pequeñas dosis”, también podrían provocar daños genéticos, pero no hay seguimiento sobre este asunto en México, agregó Álvarez Moya. “El daño genético se comportaría como una disfunción celular. Cuando ésta es generalizada puede provocar otro tipo de enfermedades, que después pueden ocasionar cáncer”.

La presentación del libro Genética, ambiente y salud tuvo lugar en la videosala del edificio D del CUCBA, y contiene 13 textos escritos por investigadores de la UdeG, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), del Centro de Investigación y Asistencia Tecnológica del Estado de Jalisco y de la Universidad Autónoma de Guadalajara (UAG), entre otras instancias.

Guadalajara, Jal., 17 de julio de 2013
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Internet
Edición de noticias en la web: Sergio Quiroz