Provoca estrés infantil alteraciones en edad adulta

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
080713_neuro.jpg
Lunes, julio 8, 2013 - 18:57

El Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias realiza el programa Neurociencias en julio

Lo anterior se desprende de la investigación “Efectos del estrés durante el desarrollo sobre la conducta alimentaria y la adiposidad en la edad adulta”, de la maestra Azucena Cárdenas Villalvazo, adscrita al Centro Universitario del Sur (CUSur), que fue presentada en el marco del programa “Neurociencias en Julio”, organizado por el Instituto de Neurociencias del Centro Universitario de Ciencias Biológicas y Agropecuarias (CUCBA).

“Hay una tendencia en la información que hemos revisado –dijo Cárdenas Villalvazo–, que indica que cuando un niño sufre estrés por las condiciones en las que vive, es muy probable que se altere su sistema nervioso central y el sistema endocrino, así como algunos de los sistemas que regulan las respuestas ante el estrés cuando son adultos, por lo que desarrolla ansiedad”.

La investigadora explicó que en este estudio, realizado con animales de laboratorio, esperaban que éstos consumieran más alimentos y, por ende, tuvieran mayor peso, pero observaron que disminuye el consumo de alimento durante los periodos de estrés, y esto mismo ocurre en su edad adulta.

“Lo que sí encontramos es que tienen una mayor cantidad de grasa visceral y subcutánea, que es tendencia a la adiposidad; aunque en el peso en total no se vio alterado –no parecen obesas–, pero por dentro tienen más grasa y menos músculo, lo que trae como consecuencia, entre otras cosas, riesgos cardiovasculares a la salud”.

Estos estudios realizados con animales de laboratorio sirven como base para determinar lo que podría suceder en el comportamiento humano.

En el caso de las personas existen medidas que deberían tomarse, abundó Cárdenas Villalvazo, y que van desde las políticas sociales y económicas que inciden en la calidad de vida de los seres humanos, sobre todo en las grandes ciudades, por el hacinamiento, como son los casos de la gente de escasos recursos y de quienes tienen un estatus mayor y viven asilados.

“En los dos casos hay que hacer algo sobre cómo mejorar las condiciones de vida infantil, tanto dirigidas a grupos de riesgo alimentario como a los que están en mejores condiciones económicas, pero que no tienen opciones o apoyo para tener a sus hijos en un ambiente saludable”.

La investigadora del CUSur señaló que los problemas de salud se incrementan por la presencia del estrés, y esto se relaciona con la forma en que vivimos: ese estilo de vida que combina presiones sociales y presiones físicas. Explicó que si seguimos siendo sedentarios, y se combina con el estrés, que genera grasa y su acumulación, trendrá repercusiones en la obesidad y sus consecuencias.

Dentro del programa de actividades de “Neurociencias en Julio”, el próximo viernes, a las 12:00 horas, la doctora Pilar Durán Hernández, de la UNAM, impartirá la conferencia “Malnutrición hipoproteínica y desarrollo cerebral”. Para mayores informes de las actividades del mes, visitar la página: www.ineuro.cucba.udg.mx

Guadalajara, Jal., 8 de julio de 2013
Texto: Laura Sepúlveda
Fotografía: Abraham Aréchiga
Edición de noticias en la web: Josué Márquez