Periodismo no debe ser negocio, sino servicio público

Versión para impresoraVersión para impresoraVersión en PDF
060513_catedra.jpg
Sábado, julio 6, 2013 - 14:27

Hugo Gutiérrez Vega impartió la conferencia “La importancia de la crítica literaria en el periodismo cultural”, en el Museo de las Artes.

El periodismo no es un negocio, sino un servicio público. El problema radica en que la mayor parte de los periódicos son propiedad de empresarios que los consideran negocio, indicó el catedrático y poeta Gutiérrez Vega.

“Cierto que el periódico subsiste de anuncios, de la venta directa, pero el criterio no debe ser comercial. Lo que gana el periódico debe servir para mejorar sus instalaciones, su tecnología, para cubrir los salarios puntualmente, pero no para obtener dinero. Estoy proponiendo una utopía, pero creo que es el único camino posible que los periódicos no sean negocio”.

El periodista y diplomático de carrera señalo que los márgenes de libertad de expresión son aceptables en México, en términos generales. El periodismo en este país es una tarea que tiene como principal enemigo la autocensura. “El periodista, para conseguir algo, dice alguna cosa o para no correr algún riesgo, la calla”.

El ponente analizó los medios electrónicos de comunicación, específicamente la televisión, además de la prensa escrita.

Sobre los medios de comunicación electrónicos, indicó que mientras el sistema sea neoliberal, éstos seguirán a su servicio y continuarán enajenando y manipulando a sus públicos.

El ponente habló de un círculo vicioso: “el sistema patrocina a los medios electrónicos dándoles las concesiones y los medios electrónicos le responden apuntalando las pautas ideológicas del sistema y todo lo que se salga de éstas es considerado peligroso”.

En cuanto a la prensa escrita, su situación es crítica. Enfrenta el precio del papel y el auge de lo virtual. Además, muchos periódicos están al servicio del sistema y del capital, aunque digan que son objetivos, que lo único que les interesa es la verdad y que no están al servicio de nadie.

Señaló que los periódicos dependen en buena medida de la publicidad oficial. “Es importante la publicidad comercial, pero es poquitera”.

Indicó que en México ser periodista es una de las profesiones más peligrosas. Sobre todo en la frontera norte de México, que se ha convertido en una especie de tercer país. “Ahí el periodista está sujeto a dos amenazas. Si habla, se le castiga; si no habla se le ignora”.

El crimen organizado, el narcotráfico, los intereses caciquiles, los grupos políticos antagónicos, todos éstos conspiran en contra de la tarea del periodista.

Nunca había sido tan amenazado el periodismo como lo es ahora en la frontera con Estados Unidos, donde el número de muertos es impreciso.

En el régimen de Felipe Calderón Hinojosa, calificado por Hugo Gutiérrez Vega como el más macabro de los regímenes políticos de este país y el más siniestro, hubo más de 150 mil muertos y 60 mil desaparecidos.

“La vida no valía nada durante el régimen de Calderón y sigue sin valer nada, pero ahora se informa menos. Sigue la violencia. No se quitará automáticamente por obra de milagrería y seguirá así por mucho tiempo. Es claro que le dieron de palos a un panal de avispas y que éstas recorrieron y recorren el país”.


Guadalajara, Jal., 6 de julio de 2013
Texto: Martha Eva Loera
Fotografía: Chema Martínez
Edición de noticias en la web: Josué Márquez